Menu


Una recuperación necesaria: La vida y la obra de la poeta catalana Angelina Gatell

La autora falleció a principios de 2017, pero afortunadamente su poesía ha aparecido en diversas ediciones en los últimos años


En 2001, veían la luz “Los espacios vacíos” y “Desde el olvido”, de la poeta Angelina Gatell, en Bartleby Editores. Comenzó así la feliz recuperación de la obra de una de las poetas fundamentales del siglo XX en España, fallecida a principios de 2017. Gran parte de la obra de Gatell está marcada por el dolor y las pérdidas sufridos durante la guerra y la posguerra españolas. Pero, a pesar de todo, la autora recalcó en más de una ocasión que no se consideraba una derrotada. Por Javi Gil Martín.


Angelina Gatell. Imagen: Pepo Paz.
Angelina Gatell. Imagen: Pepo Paz.
En 2001, veían la luz Los espacios vacíos y Desde el olvido, de la poeta Angelina Gatell (Barcelona, 1926), con prólogo de Eduardo Moga. Con este libro y con el nuevo milenio, Bartleby Editores comenzó una feliz recuperación de la obra de una de las poetas fundamentales del siglo XX en España que nos dejó a principios de año. Este es en realidad un libro doble: por un lado, Desde el olvido (Antología 1950-2000), una recopilación de la obra primera de la autora; y por otro, Los espacios vacíos, un poemario que contenía nuevos poemas que devolvieron a la barcelonesa a la escritura poética.

A esta publicación le siguieron varias más de la misma autora en la misma Bartleby: Noticia del tiempo (2004), Cenizas en los labios (2011), La oscura voz del cisne (2015) y En soledad, con ella (Antología 1948-2015), este último con prólogo de Manuel Rico, director de la colección que ha publicado la obra de Gatell. Además de la labor de Bartleby, en Ediciones Torremozas reeditaron en 2010 Las claudicaciones, su tercer poemario, de 1969; y la Fundación AISGE publicó en 2012 su libro autobiográfico Memorias y desmemorias.
 
La proclamación de la Segunda República y la consiguiente celebración jubilosa en las calles de Barcelona, en las ramblas; ese es el primer recuerdo de Gatell, y con él comienza esa crónica en primera persona de una vida y una época difíciles que es Memorias y desmemorias.

Según nos cuenta, fue su padre el que quiso que sus dos hijos (Angelina era entonces la pequeña) estuvieran allí y recordaran ese momento en el que tantas esperanzas tenía depositadas: “Hoy es un día histórico. Quiero que mis hijos lo vean y no lo olviden”. Un mar de gente que a la poeta se le quedó grabado para siempre, como había querido su padre, y que, en cierta manera, supuso su despertar al mundo, a la realidad, a su entorno: “No, no he olvidado jamás aquel día ni aquellas palabras que no sé si oí. (...) Era el 14 de abril de 1931”.

Sigue leyendo en Tendencias21 

03/11/2017 |Leido 108 veces |



Nuevo comentario:



Suscríbete a nuestro Newsletter





CONTACTO

ASOCIACIÓN GENIALOGÍAS
Avda. del Manzanares, 2, 5º B
28011 Madrid
Teléfono: 617 62 70 86