Menu


Francisca Aguirre, Premio Nacional de las Letras 2018

El jurado la ha elegido “por estar su poesía (la más machadiana de la generación del medio siglo) entre la desolación y la clarividencia, la lucidez y el dolor"



Francisca Aguirre (1930- ). Fotografía de Guadalupe Grande.
Francisca Aguirre (1930- ). Fotografía de Guadalupe Grande.



La poeta Francisa Aguirre ha sido distinguida este martes con el premio Nacional de las Letras, dotado con 40.000 euros, concedido por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y que reconoce el conjunto de la obra de un autor español en cualquiera de las lenguas del Estado. 

Poeta e intelectual autodidacta, Aguirre nació en Alicante en 1930. Es hija del pintor Lorenzo Aguirre, a quien le dedicó el poemario Trescientos escalones. En 2011 gana el Premio Nacional de Poesía en con Historia de una anatomía (2010). "La poesía nunca ha estado de moda", aseguraba en una entrevista con EL PAÍS en 2012Historia de una anatomía  tiene, además, mucho de autobiografía de un cuerpo, y ganó también en 2010 el premio de poesía Miguel Hernández, un autor muy ligado a la vida de Francisca Aguirre ya que uno de sus tíos compartió cárcel con el autor de Orihuela.

El propio padre de la poeta, el pintor Lorenzo Aguirre, fue sentenciado a muerte por el régimen franquista y fusilado en 1942, 
según contaba Javier Rodríguez Marcos cuando la autora fue galardonada con el Nacional de Poesía. El jurado ha elegido esta obra "por estar su poesía (la más machadiana de la generación del medio siglo) entre la desolación y la clarividencia, la lucidez y el dolor, susurrando (más que diciendo) palabras situadas entre la conciencia y la memoria". 

Su primer poemario, premio de poesía Leopoldo Panero, fue Ítaca (reeditado en la Colección Genialogías en 2017). Desde entonces, y con la excepción de la década de los ochenta, la autora ha continuado publicando su obra de manera ininterrumpida. Es autora, además, de los libros de poemas Ensayo General (Premio Esquío 1995), Pavana del desasosiego (Premio María Isabel Fernández Simal 1998), Nanas para dormir desperdicios (Premio Alfons el Magnànim 2007).
 
Sigue leyendo en El País  


13/11/2018 |Leido 120 veces |



Nuevo comentario:



Suscríbete a nuestro Newsletter