Menu


20 con 20: Diálogos con poetas españolas actuales


por Natalia Carbajosa


Recoge esta antología una muestra de veinte autoras nacidas entre finales de la década de los 50 y mediados de los 80, sin que se advierta, dada la profusión de poetas de cierta solvencia que coexisten en la escena literaria española contemporánea, ningún criterio específico más allá de la propia declaración de intenciones de las compiladoras, ambas expertas en poesía escrita por mujeres:

20 con 20 no es una guía de lecturas obligadas para estar al día poéticamente hablando, ni pretende fijar un canon estético. Como antología, nuestra selección es un intento de ofrecer un mapa de lecturas que aspira a dar visibilidad a unas poetas que nosotras consideramos esenciales y a reforzar la presencia de otras ya establecidas en un momento en el que la poesía escrita por mujeres se manifiesta con gran dinamismo en nuestro país.”

Más allá de dicha declaración, el eclecticismo estético que la antología presenta se manifiesta desde la misma biografía de sus participantes. Así, nos encontramos con autoras, con independencia de la edad, que han publicado muy poco, y otras que lo hacen a un ritmo incesante; de formación autodidacta, o bien académica, esta última normalmente asociada a la docencia y la traducción; de perfil discreto, o notablemente activas en los círculos artísticos nacionales e internacionales; publicadas en editoriales pequeñas e independientes, o en las consagradas. Todo lo cual confirma, felizmente, que el camino para llegar a la poesía es muy variado y que, si bien la formación reglada, a priori (que no necesariamente) suele ayudar, no hay carrera ni currículum que valgan ante la verdad desnuda del poema, cosa que todo poeta sabe.

En este sentido, me han resultado especialmente elocuentes las poéticas de las autoras que, por voluntad o por circunstancias, permanecen alejadas de la escena canónica: “[…] sólo me interesa realmente el acto de escribir”, afirma Isabel Bono, relegando el acto de publicar a un segundo término y ubicando con sencillez el quehacer poético en su día a día; “Me he acostumbrado a la intimidad de un caracol dentro de su concha,” refiere Mercedes Escolano, defendiendo el ensimismamiento que le es más propio al poeta que su figura pública; “suelo desconfiar de los que transforman la poesía en un estilo / forma de vida,” concluye Ana Patricia Moya.


Sigue leyendo en La Galla Ciencia

20/09/2016 |Leido 218 veces |



Nuevo comentario:



Suscríbete a nuestro Newsletter